CorporativoAlumnos de Arangoya cursando formación superior

En el mercado laboral se está viendo de forma acentuada en los últimos años  que los trabajos cambian, mutan, se transforman y avanzan hacia una especialización que en gran parte  la ofrece la formación superior de FP.

Solo hay que mirar a nuestro alrededor para darnos cuenta de que en un mundo cada vez más globalizado y competitivo, las empresas buscan candidatos con habilidades y conocimientos avanzados. La formación superior de FP proporciona una base sólida para adquirir habilidades especializadas y conocimientos técnicos.

La rápida evolución de la tecnología requiere que los trabajadores estén actualizados con las últimas tendencias y herramientas. El impacto tecnológico y la progresión profesional se dan la mano en el mundo actual, donde los avances de la sociedad, como la inteligencia artificial y las nuevas tecnologías marcan el rumbo a seguir.

En este nuevo escenario tecnológico hay sectores que están experimentando una creciente demanda de profesionales especializados, algo que se ve reflejado en las ofertas de empleo. Algunos ejemplos de perfiles muy demandados en el mercado profesional actual están relacionados con el desarrollo de aplicaciones multiplataforma,  la educación infantil, la anatomía patológica y el citodiagnóstico o el transporte y la logística, entre otros.  

 

Razones por las que hay que cursar formación superior de FP

El técnico superior juega un papel crucial en el mercado laboral actual debido a una serie de razones que reflejan las demandas cambiantes de la economía global y las expectativas de los empleadores. Aquí hay algunas razones clave que destacan la importancia de cursar un ciclo formativo superior:

  • Adaptabilidad y aprendizaje continuo. En los grados superiores no solo se enseña contenido específico, sino que también fomenta habilidades como el pensamiento crítico, la resolución de problemas y la capacidad de aprendizaje continuo. Estas habilidades son esenciales en un mercado laboral que cambia rápidamente.
  • Desarrollo de redes profesionales. Las prácticas en empresa y la colaboración en proyectos conjuntos con ellas  proporcionan oportunidades para establecer contactos y desarrollar redes profesionales. Estas conexiones pueden ser valiosas para la inserción laboral, seguir colaborando  en proyectos de mayor envergadura en el futuro y obtener asesoramiento de profesionales con experiencia.
  • Requisito para ciertas profesiones. Muchas profesiones requieren niveles formativos especializados como requisito previo. Sin este nivel de formación, puede ser difícil o imposible optar a algunos puestos.
  • Innovación y emprendimiento. La formación superior de FP fomenta la creatividad, la innovación y el espíritu emprendedor. Los emprendedores a menudo se benefician de la educación superior al adquirir habilidades empresariales, comprensión del mercado y redes de apoyo.
  • Globalización y diversidad. La posibilidad de realizar prácticas en el extranjero, la realización de proyectos con contextos internacionales  y la confluencia en el aula de personas de distintas culturas, perspectivas y enfoques ayuda a los alumnos a trabajar eficazmente en entornos laborales diversificados y globales.

 

En definitiva, la formación superior de FP es esencial para preparar a los individuos para las demandas cambiantes del mercado laboral, proporcionando habilidades específicas, fomentando habilidades transferibles y facilitando la adaptabilidad en un entorno laboral en constante evolución.