Curso 2016/2017

 

_x000D_

ARANGOYA comenzó su andadura siendo un centro  exclusivamente de Formación Profesional y en esos ilusionantes comienzos y durante muchos años, Cruz Ruiz Venero trabajó de forma incansable para lograr que la labor educativa y formativa de ARANGOYA llegara a una gran cantidad de alumnas, de tal modo que si  ARANGOYA ha llegado a ser en la actualidad un referente en el sector de la educación y formación integral, es  gracias a la labor que personas como Cruz, desarrollaron a lo largo de su vida profesional. 

_x000D_

Cruz falleció el pasado 16 de Enero y su amiga Mª José Domingo, que fue directora de estudios en ARANGOYA, le describe con emoción, en la carta publicada en el periódico El Correo, el pasado 31 de Enero que reproducimos a continuación: 

_x000D_

 

_x000D_

“Somos muchos los que decimos agur con admiración a esta mujer que recibió el don de la amistad, y es también mucho lo que se puede resaltar de sus 87 años en Bilbao, entre nosotros. De porte elegante y distinguido. Entrañable y cercana de trato. Sencilla y serena. La conocí hace bastante años en sus visitas a las escuelas de los pueblos, ofreciendo la oportunidad de seguir estudiando a las niñas sin recursos o con ellos, se cuentan por decenas las que tienen una vida mejor gracias a ella. Gestora constante e incansable, consiguió becas y ayudas de todo tipo para que nadie quedara al margen de la cultura y de la formación integral.

_x000D_

Trabajé con ella en el colegio ARANGOYA y me enseño con paciencia y cariño que cada persona es una obra de arte. Conocía a cada alumna y a sus familias, que acudían a ella para resolver sus dudas, para pedir consejo.

_x000D_

Sabía disfrutar de la buena mesa, de la buena conversación, de las celebraciones. Supo también organizar su vida y su trabajo según su capacidad y las necesidades propias y ajenas de cada etapa de su vida. Nunca se consideró brillante, pero lo era.

_x000D_

He dicho que recibió el don de la amistad y quiero matizarlo para no quedarme corta: amó a Dios y a los demás con corazón de niña, se dio hasta el extremo, y en sus años de enfermedad, cuando ya no podía seguir trabajando, confeccionaba vendas para los leprosos del tercer mundo con hilo de algodón fino y suave. Eskerrik asko Gurutxe!!!! Boitz biotzetik!!!”

_x000D_